Salamanca 2018

RESUMEN Y CONCLUSIONES DE LAS XXIV JORNADAS DE LA CONFERENCIA DE ARCHIVEROS DE LAS UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS (CAU/Crue)

Durante los días 3, 4 y 5 de octubre de 2018, se celebraron en Salamanca, las XXIV Jornadas de la CAU/Crue-ICA/SUV 2018 Annual International Conference bajo el lema “Los documentos históricos en los archivos universitarios, un valor añadido”.

Estas Jornadas contaron con con la asistencia de numerosas universidades españolas y extranjeras y la colaboración de diversas empresas patrocinadoras.

La conferencia inaugural, “Los archivos en la universidad: Reflexiones en torno al archivo de la Universidad de Salamanca”, la dictó Miguel Ángel Jaramillo Guerreira, director del Archivo de la Universidad de Salamanca.

En el transcurso de las Jornadas tanto archiveros y gestores documentales como representantes de  empresas, presentaron 51 comunicaciones variadas, tanto en temas como en enfoques, que conformaron un nutrido e interesante programa científico.

Durante las Jornadas tuvo lugar la asamblea plenaria de la Conferencia de Archiveros de las Universidades Españolas. En ella, la Secretaria Ejecutiva de la CAU, Pepa Sánchez Monterrubio, presentó el informe anual de actividades. A continuación, los coordinadores de los grupos de trabajos presentaron los correspondientes informes anuales quedando aprobados todos ellos. Por su parte, Lidón París, coordinadora del grupo de trabajo del Plan Estratégico 2016-2019, expuso el informe de seguimiento  del mismo durante el curso 2017/2018. Así mismo, en el transcurso del pleno, se debatió el borrador de nuevo reglamento de la CAU/Crue.

Finalmente, se procedió a la renovación de una vocalía vacante, quedando formado el Comité Ejecutivo por Pepa Sánchez Monterrubio (Universitat de Barcelona), Pilar Gil García (Universidad de Castilla-La Mancha), Miguel Angel Santos Crespo (Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea) e Irene Manclús Cuñat (Universitat de València).

Como resultado de la celebración de las jornadas se aprobaron las siguientes conclusiones:

  1. Los documentos fruto de la actividad de gestión, docencia e investigación de la universidad, así como de la actividad de su comunidad universitaria, conforman la riqueza de su patrimonio documental. Al igual que los fondos adquiridos a través de donaciones y legados de instituciones y/o particulares.
  2. Los archivos de las universidades españolas deben recoger y procesar la documentación de su actividad científica. En las Jornadas se ha puesto de manifiesto que son pocas las universidades que tratan esta documentación con técnicas archivísticas y que aquéllas que intervienen en este tratamiento, no lo hacen de forma integral.
  3. Los archivos históricos universitarios tienen importantes dificultades para mostrar su identidad y proyectarse como gestores del más importante patrimonio histórico universitario, aunque son imprescindibles para el conocimiento de su actividad, personas y bienes a lo largo de los siglos.
  4. Los documentos de los archivos de las universidades permiten la reconstrucción de la historia institucional, social y cultural de la ciudad y del país que los acoge. Con su gestión, descripción y difusión aportan conocimiento para la defensa de derechos humanos y civiles.
  5. Los archivos universitarios ofrecen a la comunidad universitaria y a la ciudadanía un conjunto de documentos que admiten muy diferentes usos, entre los que destaca la investigación histórica.
  6. A la dificultad habitual de normalizar el tratamiento de los documentos, al carácter histórico de los documentos se une el problema de la existencia de diferentes tradiciones archivísticas aplicadas a la producción documental. La existencia de diferentes tradiciones aplicadas a la producción documental, de los diferentes países e incluso en cada universidad, representa una dificultad añadida a la tarea de normalización en el tratamiento de los documentos.
  7. El reto más importante para los archivos universitarios, y especialmente los históricos universitarios, es que sean conocidos y reconocidos en su propio ámbito, la universidad.
  8. En una sociedad interconectada como la actual, además deben extender su influencia más allá de su entorno más inmediato, para lo cual es básico el empleo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación aprovechando la oportunidad del tratamiento de los bigdata y la difusión de los datos interrelacionados.